La Federación defiende la protesta de los cazadores contra el plan de quemas de la paja del arroz

En el día de ayer, el representante de acuáticas de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, José Badía, participó en la reunión convocada por el Secretario Autonómico de Medio Ambiente, Fran Quesada, con el objetivo de sacar conclusiones sobre el Plan Gestión de la paja del arroz desarrollado a lo largo del 2018 y poner las bases del Plan del año entrante.

En el desarrollo de la misma, el representante federativomostró su profundo malestar y disconformidad por las actuaciones llevadas a cabo en el Parque a lo largo del presente año en lo concerniente a la inundación del mismo. En palabras del propio Badía, “es una irresponsabilidad de la Administración que en la época en la que estamos, más del 50 % del Parque Natural se encuentre en seco. Quieren hacer de un residuo (la paja del arroz) un aprovechamiento, pero de la manera en que lo plantean, no es posible eliminar la paja en tiempo y forma de poder inundar en la época adecuada” puntualiza.

Nota de prensa

La única alternativa viable que actualmente contempla el representante de los cazadores en el Parque Natural de l’Albufera es de la quema de la paja en todo el territorio. “Con el fangueo lo único que se consigue es introducir un exceso de materia orgánica en el suelo, con las graves consecuencias que eso conlleva tanto para las plantas como para el agua”. O incluso, “dotar al Parque de un caudal de agua continuo y adecuado a sus necesidades, como que para que, previo triturado de la paja, esta pudiera ser arrastrada por esta corriente de agua, evitando de esta manera lo conocido con el término de aguas negras; algo que parece imposible a día de hoy” espeta un resignado Badía.

Como ejemplo de la desnaturalización y pérdida de identidad que está sufriendo el Parque Natural de l’Albufera en los últimos años, destaca la presencia y avistamiento cada vez más frecuente de especies de aves acuáticas que años atrás era muy raro observar, como el Flamenco, la Tadorna o el Ibis negro, más propias de humedales salinos.