Adecuación y mejora de puntos naturales de agua para la fauna

Charcas, balsas, pozas… constituyen una preciada fuente de agua para el abastecimiento de animales. En ocasiones, son pequeños humedales de alto valor ambiental en torno al que se desarrolla toda una comunidad de especies invertebradas, acuáticas, anfibias y flora; algunas de ellas en peligro de extinción.

Las principales labores para mantener los puntos de agua naturales tratan de favorecer el acceso de los animales, que no sólo beben de ellos sino que en días de temperaturas altas se refrescan para paliar los efectos del calor. La adecuada gestión hídrica teniendo en cuenta las características de cada terreno aprovechará un óptimo rendimiento de manantiales, aguas subterráneas y el agua pluvial e influirá, asimismo, en la vegetación circundante.

En zonas arcillosas, es frecuente la excavación del terreno para conseguir una mayor capacidad de almacenamiento del agua de charcas y balsas y en otros terrenos se construyen motas de tierra que retienen el agua de lluvia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.