Investigación y conservación del medio, la apuesta de la Federación de Caza para los próximos meses

Este sábado 18 de julio se ha celebrado la Asamblea General de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana en Benicassim (Castellón). Una oportunidad para hacer balance de la situación de la actividad cinegética en nuestra Comunidad y de cómo se han gestionado las necesidades de los cazadores durante los últimos meses, antes y durante la pandemia.

El presidente de la Federación, Raúl Esteban, explicó a los asistentes cómo se ha volcado el colectivo en ayudar de diferentes maneras con aportaciones económicas, contribución en la desinfección de municipios y donación de material sanitario y alimentos, comprados por los propios cazadores y que superó la cifra de los 40.000 euros. Además, la propia Federación habilitó una fila-0 cuyos beneficios iban destinados a frenar el COVID-19, lo que demuestra la solidaridad en momentos de necesidad, como ya ocurrió también hace unos meses cuando la DANA golpeó a varias localidades de Alicante.

Esteban puso de manifiesto que la Federación es la única entidad que trabaja para defender los intereses de todos los cazadores y recordó que es, precisamente, gracias a la unión del colectivo y a sus representantes lo que permite seguir avanzando para que la caza sea comprendida y respetada, tanto por la Administración como por la sociedad en general. “Debemos estar orgullosos de tener una federación fuerte, que nos representa y que lucha por nuestros intereses y cuenta con el respaldo y el apoyo de la inmensa mayoría de los cazadores”, afirmó Esteban, quien añadió que “estamos destinando todos nuestros esfuerzos por mejorar día a día y ofrecer un mejor servicio a nuestros federados. Nuestro propósito es, entre otros, conseguir que la caza no sólo tenga presente sino también futuro en nuestra Comunidad”.

Entre los puntos fuertes, destacó el papel de la mujer dentro de la federación, la apuesta por los jóvenes como relevo generacional y el trabajo en investigación e innovación por el que la federación ha trabajado de manera intensa en los últimos meses, así como en la conservación del medio ambiente. Entre ellos, se encuentran un programa de censos y el proyecto RUFA, así como un refuerzo en comunicación para trasladar las acciones y la realidad de un colectivo que cuenta con 40.000 federados en la Comunidad Valenciana.

Entre los últimos logros, ha subrayado la modificación de algunos puntos de la Ley de Caza de la Comunidad Valenciana, como la equiparación de hectáreas de los cotos de acuáticas a cotos de caza menor, y las alegaciones presentadas frente al borrador de la Resolución de Vedas, que pretendía limitar de manera considerable la caza tanto en los acotados como zonas libres.

La Delegación de Castellón fue la encargada de organizar la asamblea, que se celebró con menor aforo que años anteriores y con fuertes medidas de prevención y seguridad sanitarias. Durante la misma se renovaron los cargos de la Junta Directiva Autonómica.