Los acotados de la Comunidad Valenciana proporcionan alimento a la fauna mediante la recuperación de cultivos y nuevas siembras 

Cada año los cazadores de la Comunidad Valenciana destinan infinidad de recursos propios al cuidado del monte. Tareas como pueden ser la recuperación de pastizales mediante desbroces, trabajos de limpieza y acondicionamiento del terreno, siembras, construcción de puntos artificiales de alimentación y de agua que realizan los propios clubes de cazadores donde no existen puntos naturales. Todo ello contribuye a mejorar el hábitat de especies cinegéticas y no cinegéticas y evita la propagación de incendios. 

Un ejemplo de ello son las labores llevadas a cabo por el Coto Algar del Palancia (V-10107), que cuenta en la actualidad con 16 comederos y bebederos y que mantiene en el acotado un total de 6 balsas con capacidad de 10.000 litros, además de majanos para la proliferación del conejo. Los socios han destinado también 20 parcelas nuevas de siembra, donde han aportado 500 kg de trigo y 300 kg de beza.

Por otro lado, el Club de Cazadores Alto Pino de Serra ayuda a la fauna esta temporada con el mantenimiento y llenado de una balsa de 42.000 litros. También han construido una nueva con 50.000 litros de capacidad y han desbrozado todo el perímetro, colocando y llenando bebederos.

El club de Cazadores Sant Marc de Rossell continúa con las labores de mantenimiento y cuidado del coto que realizan todos los años. Este acotado invierte anualmente 10000 litros de agua distribuidos entre 14 balsas y 84 bebederos. Además, se destinan 1000 kilos de trigo y 200 kilos de avena entre las 30 hectáreas de siembra que tiene el coto, un trabajo esencial para aportar alimento y agua a los animales silvestres que viven en la zona.

Los 44 socios del club de cazadores de La Pedriza de Alcoleja son también un ejemplo. Durante todo el año realizan un eficiente mantenimiento de su acotado y cuidan con gran dedicación los ocho comederos y bebederos que tienen instalados, donde nunca falta ni trigo, ni agua.  También han emprendido, desde hace varias temporadas, actuaciones para recuperar tierras perdidas y convertirlas en tierras de siembra cinegética. Es de destacar su compromiso con el medio ambiente y todos los espacios naturales del municipio, al que contribuyen con la donación de materiales para los regentes y apoyan económicamente para la rehabilitación de pistas forestarles. El acotado está situado a algo más de 700 metros del nivel del mar, al noroeste de la Sierra de Aitana, un paraje natural de gran belleza, como lo es todo el término municipal.