Los trabajos de mejora en los acotados benefician el hábitat de especies y evitan la propagación de incendios

Los cazadores de la Comunidad Valenciana realizan innumerables tareas de cuidado del monte como recuperación de pastizales mediante desbroces, trabajos de limpieza y acondicionamiento del terreno, siembras, puntos artificiales de alimentación y de agua que construyen los propios clubes de cazadores donde no existen puntos naturales. Todo ello contribuye a mejorar el hábitat de especies cinegéticas y no cinegéticas y evita la propagación de incendios. Y darlo a conocer es el objetivo de la campaña “Cuidemos lo nuestro”, impulsada por la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana para poner en valor  las labores de los cazadores en el monte.

Son muchas las sociedades de cazadores que se implican en estas tareas. Uno de ellos es el Club de Cazadores La Recreativa de Tirig, quien de cara el verano, efectúa diversas labores de cuidado y mantenimiento del acotado, como la construcción de nuevas balsas y la limpieza de puntos de agua. De hecho, este club ha invertido anualmente un total de 177.000 litros de agua para 14 balsas naturales y ha sembrado 700 kilos de trigo para aportar alimento a los animales silvestres que habitan la zona. Por otro lado, también ha construido 8 majanos para que el conejo tenga un hábitat seguro y pueda asentarse.

Otro club que está realizando grandes aportes de comida y agua para la fauna silvestre, tras el confinamiento es el Club de caçadors de Benissa i Senija.

Por su parte, en el Coto de Albalat del Tarongers se ha construido una nueva balsa esta temporada. Y la Sociedad de Cazadores El Tejón de Genovés ha adquirido un grupo de bombeo para llevar el agua a los  lugares de difícil acceso del acotado. Así se aseguran agua para los bebederos y charcas.