La magnífica labor de mantenimiento del club “La Perdiz”