La Federación de Caza Delegación de Castellón pidió tener un encuentro con los siguientes partidos de la provincia: PP, PSOE, COMPROMIS, VOX, PODEMOS, y CIUDADANOS, de todos ellos sólo nos concedieron la reunión PP, VOX, PODEMOS y CIUDADANOS, este último en la sede de Valencia por no tener aquí. Estas reuniones con los partidos políticos de la provincia fueron solicitadas con el fin de conocer la posición respecto la caza, así como para tratar otros aspectos relevantes que están  en este momento de actualidad en el sector cinegético. Por ello, se les facilitó un cuestionario que se les hizo entrega en las reuniones y cuya respuesta son las siguientes:

 

 

 

 

1.- ¿Cuáles son en general de las líneas de actuación política de su partido en materia de caza?

Nuestras líneas de actuación en materia de caza, de llegar a gestionarla, serían las que hemos desarrollado siempre: colaboración absoluta con la Federación de caza a fin de que en la Comunitat Valenciana se pueda seguir practicando la caza como un modo de gestión sostenible de nuestro medio natural. Consenso y coordinación con la Federación y el sector cinegético. Defensa de la práctica cinegética e impulso de la misma.

Seguiremos defendiendo y apoyando al sector cinegético como hemos hecho también desde la oposición, con numerosas propuestas consensuadas en el PP y el sector, y acompañando en las manifestaciones que el sector se ha visto obligado a llevar a cabo. En la celebrada en la Comunitat Valenciana hay que recordar que partidos como Ciudadanos, Compromís o Podemos no estaban presentes. El PSPV sí estuvo, una apariencia que en ningún momento hicieron valer gobernando ellos.

 

2.- La Conselleria competente y la Federación de Caza de la CV tienen un convenio de colaboración firmado en 1994 que supone entre otras cosas la gestión conjunta de áreas cinegéticas. ¿reactivarían ustedes los convenios de colaboración para gestionar espacios comunes y/o de caza controlada, como hasta hace poco se ha venido realizando?

 

Por supuesto que el Partido Popular reactivaría los convenios de colaboración para gestionar espacios comunes y/o de caza controlada, porque según demostramos cuando gobernábamos, estos convenios los vemos del todo imprescindibles. Cuando el PP gobernaba, la colaboración con la Federación de caza y con el sector cinegético era absoluta, y así seguirá siendo en el caso de que gobernemos.

 

3.- ¿Estaría dispuesto a defender ante las instituciones europeas la práctica de las actividades cinegéticas tradicionales? ¿a permitir la caza regulada y controlada del silvestrismo y el parany, o al menos autorizar las pruebas de campo del “cesto-malla” en la modalidad del parany?

 

El PP siempre ha estado dispuesto a defender ante las instituciones europeas la práctica de las actividades cinegéticas tradicionales de nuestra región. La solución a la situación actual de la caza tradicional pasa por defender éstas en la Unión Europea que es quien las ha prohibido, y es dónde hemos de trabajar para que puedan volver a ser permitidas, y la solución también pasa por autorizar pruebas de campo como el “cesto-malla” del parany, lo que ya hemos defendido en Les Corts Valencianes. De hecho el PP nos hemos quedado solos en multitud de ocasiones en las que hemos salido a defender al sector cinegético, en modalidades tradicionales como el parany. Ni un solo partido político ha defendido al sector cinegético como el PP, con hechos, no solo con promesas y palabras vacías.

 

4.- ¿Respecto a las modalidades de caza tradicionales de la Comunidad Valenciana que medidas implementaría para su propia protección?

 

Como ya hicimos en su día con el Parany, la protección se consigue a través de la ley, pero siendo que las leyes europeas están por encima de las nacionales españolas y las autonómicas valencianas, se ha de solucionar primero en Europa la problemática antes de poder legislar la protección en la Comunitat Valenciana.

 

5.- Desde hace años hay un borrador de Anteproyecto de la Ley de la Generalitat Valenciana sobre Protección, Bienestar y Tenencía de animales de compañía, ¿Si tuviera responsabilidades de gestión lo pondrían en marcha como está o cambiaría algunas cosas?

 

Es un anteproyecto de ley que se ha quedado en trámite de contestación de las alegaciones presentadas, un anteproyecto de ley del Consell del Botánic en la línea de sus políticas, no las del PP. Desde el principio el PPCV ha manifestado que esta ley no debe legislar sobre el sector cinegético. Uno de los temas que querían incluir es la prohibición del tiro de pichón, algo con lo que estamos en contra.

De hacer una modificación de la ley sobre la protección de animales de compañía, o una nueva ley al respecto, no entraríamos a incluir en la misma al sector cinegético.

El Partido Popular ha recurrido ante el Tribunal Constitucional una Ley similar aprobada en La Rioja.

 

6.- ¿Qué líneas de actuación tienen pensadas para minimizar los accidentes de tráfico causados por especies cinegéticas ante la proliferación de animales tales como el jabalí, la cabra o el corzo y su expansión hacia núcleos poblacionales y zonas costeras?

 

La solución es que haya una coordinación entre la administración y el sector cinegético a fin de llevar a cabo batidas ordenadas para controlar superpoblaciones de jabalí u otras especies cinegéticas que están causando daños no sólo medioambientales sino que también a la agricultura, a bienes y a personas y que suponen un claro peligro.

 

Tienen la intención de:

  1. Reconocer el impacto positivo de la actividad cinegética como aprovechamiento natural sostenible y herramienta imprescindible de gestión de los ecosistemas españoles, de conservación del medio natural y de mejora de la biodiversidad.

 

 

 

 

 

1.- ¿Cuáles son en general de las líneas de actuación política de su partido en materia de caza?

VOX protegerá la actividad cinegética y su gestión sostenible y responsable como actividad necesaria y tradicional del mundo rural con una ley de caza única para toda España que asegura el futuro del sector, su defensa y protección por motivos antropológicos, de libertad, de impulso del mundo rural, económicos, y ecológicos y medioambientales.

Implantaremos una licencia única a nivel nacional.

Desarrollo de programas de educación medioambiental fomentando el respeto a la caza y divulgándola como herramienta de sostenibilidad y conservación  del mundo rural y natural.

Promoveremos la presencia del mundo de la caza en los organismos consultivos y administrativos a nivel nacional y autonómico en donde se debatan y regulen sus actividades.

Defenderemos las actividades cinegéticas tradicionales.

 

2.- La Conselleria competente y la Federación de Caza de la CV tienen un convenio de colaboración firmado en 1994 que supone entre otras cosas la gestión conjunta de áreas cinegéticas. ¿Reactivarían ustedes los convenios de colaboración para gestionar espacios comunes y/o de caza controlada, como hasta hace poco se ha venido realizando?

Si, como ya hemos dicho antes, se fomentará la colaboración entre la administración y los cazadores.

 

3.- ¿Estaría dispuesto a defender ante las instituciones europeas la práctica de las actividades cinegéticas tradicionales? ¿a permitir la caza regulada y controlada del silvestrismo y el parany, o al menos autorizar las pruebas de campo del “cesto-malla” en la modalidad del parany?

Si, es necesario que nuestros eurodiputados defiendan las tradiciones y la cultura de nuestro país,  y por tanto las actividades cinegéticas tradicionales, y en concreto el silvestrismo y el parany de forma regulada, de modo que defenderemos las pruebas de campo del “cesto-malla”

 

4.- ¿Respecto a las modalidades de caza tradicionales de la Comunidad Valenciana que medidas implementaría para su propia protección?

Las mismas que se implementarían para el resto de modalidades, defensa, protección, educación…

 

5.- Desde hace años hay un borrador de Anteproyecto de la Ley de la Generalitat Valenciana sobre Protección, Bienestar y Tenencía de animales de compañía, ¿Si tuviera responsabilidades de gestión lo pondrían en marcha como está o cambiaría algunas cosas?

Ese Anteproyecto de Ley sobre Protección, Bienestar y Tenencia de animales de compañía necesita una amplia modificación e incluso su reforma total, no es de recibo que se encuentren dentro de esa ley animales como las realas y los toros, por poner un ejemplo.

 

6.- ¿Qué líneas de actuación tienen pensadas para minimizar los accidentes de tráfico causados por especies cinegéticas ante la proliferación de animales tales como el jabalí, la cabra o el corzo y su expansión hacia núcleos poblacionales y zonas costeras?

Es necesario que de acuerdo con las federaciones de caza se permita la caza de esos animales por seguridad para la población y los cultivos.

También seria de nuestro interés conocer si tienen la intención de:

  1. Reconocer el impacto positivo de la actividad cinegética como aprovechamiento natural sostenible y herramienta imprescindible de gestión de los ecosistemas españoles, de conservación del medio natural y de mejora de la biodiversidad. Sí
  2. Fomentar la economía y el empleo en zonas rurales desfavorecidas, dada la importancia de la caza para las zonas rurales de nuestra provincia. Sí
  3. Destinar recursos para los proyectos de la actividad cinegética sostenible en sus distintos aspectos, en especial, la mejora de hábitats y especies. Sí
  4. Instar al endurecimiento de los delitos de odio, provocados por insultos y amenazas contra los cazadores en redes sociales. Sí

 

 

 

 

 

 

 

1. ¿Cuáles son, en general, las líneas de actuación política de su partido en materia de caza?

Podemos no está en contra de la caza. Consideramos que ha de formar parte de la gestión sostenible del medio natural, como parte importante de los usos tradicionales de gestión. Pero, como toda actividad, tiene que estar regulada y es necesaria la colaboración entre la administración, los grupos ecologistas, los pobladores rurales, las asociaciones implicadas y el sector empresarial en la gestión cinegética de cualquier tipo.

 

La caza ha de reglarse y vigilar que se cumplan las normas. Nos consta que la Federación de Caza está de acuerdo con este punto.

Desde el área rural estatal y desde la Secretaría de Rural de la Comunidad Valenciana se han organizado debates y reuniones durante estos cuatro años para encontrar soluciones y acercar posturas.

 

Nuestra diputada en Corts, Beatriz Gascó se ha reunido con la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana y mantiene el contacto con los representantes de la asociación.

 

Se elaboraron desde el área estatal varios documentos públicos y se ha mantenido el diálogo constante con el sector, puesto que es necesario el debate sosegado y evitar que se radicalicen posturas sobre el tema donde interfieran intereses políticos de distintos partidos de muy diversa ideología.

 

Así mismo, consideramos que los debates animalistas no pueden centrarse en la visión parcial e irreal que se tiene desde las ciudades de la relación con los animales.

 

Es evidente que una persona que disfruta maltratando a un animal es un peligro para el conjunto de la sociedad, y que deben existir unas leyes que prevengan el maltrato y penalicen a quienes tengan a sus animales en malas condiciones de higiene y salubridad.

 

Pero entendemos que el concepto de maltrato está definiéndose desde la visión urbana de seres humanos que mantienen una relación alienada con los animales domésticos, la fauna y con el sistema productivo. Esto es, además, una consecuencia más del alejamiento de la conciencia sobre la alimentación propia y el consumo responsable.

 

La población urbana actual se está educando en un alejamiento de la conciencia de lo que come, de lo que cuesta de producir, de las consecuencias sociales de elegir un tipo u otro de producción, de cómo interfiere su consumo en el medio ambiente y de lo que ocurre con la huella de carbono hasta la mesa, la gestión de residuos y desperdicio alimentario posterior.

 

Somos conscientes, además, de que existe un desprecio sistemático hacia los usos tradicionales fomentado desde algunos intereses económicos y políticos durante muchas décadas y al que no se ha puesto freno de forma eficiente.

 

Hay que tener en cuenta que los insumos para mascotas son un mercado creciente y con sus propias medidas de marketing que fomentan esa alienación de la relación entre seres humanos y animales. Y que la mayoría de los grupos empresariales propietarios de las marcas de insumos para mascotas son los mismos que poseen grandes empresas de distribución, negocios de ganadería intensiva y alimentación para ganado… y a quienes no les conviene la unión de la población rural con los grupos ecologistas, ni el mantenimiento de la población en las zonas rurales más allá de proporcionar mano de obra barata.

 

El problema más acuciante en la Comunidad Valenciana es que toda la gestión de los espacios Naturales se ha abandonado durante décadas. No sólo la de los espacios cinegéticos, sino la de parques naturales, tipos de gestión, ordenación…

 

Hemos estado presionando durante cuatro años para que la Conselleria se pusiera al día, ya que la paralización hace que las reglas que rigen todo nuestro sistema natural estén sin definir. Y deja en desamparo cualquier tipo de iniciativa o actividad que tenga que ver con el medio natural. En consecuencia, deja desprotegida a la población de las zonas rurales en cuanto a la realización de proyectos o la creación y mantenimiento de empresas.

 

Además, consideramos que la gestión de los espacios naturales se ha de hacer de forma participativa, dando al municipalismo y a los habitantes rurales el papel que les corresponde en relación a la toma de decisiones que repercuten en las zonas donde habitan.

 

En la Proposición de Ley de Reforma de la Ley forestal de 1993 que presentamos esta legislatura y fue aprobada en Corts en 2018, introducimos la figura de los Consejos Forestales de Demarcación, precisamente, para dar voz y participación a los agentes de cada zona, en toda su variedad de visiones y usos, como única forma de realizar una gestión forestal y del medio natural realmente sostenible, eficaz y justa.

 

También hemos insistido en la reforma de la legislación que impedía la venta directa de los productores a los consumidores. En el resultado de este proceso, el Decreto de Venta Directa del Consell, introducía un apartado de venta directa de productos de caza muy importante para poder dar recursos económicos a las asociaciones de cazadores, así como recursos turísticos relacionados con la gastronomía basada en los productos cinegéticos.

 

Desde la Secretaría de Mundo Rural se elaboró, para el círculo de Xàbia, una propuesta para presentar al ayuntamiento una instancia de petición de regulación de usos y comunicación de batidas y actividades cinegéticas y de senderismo, para que los distintos usos en las zonas naturales pudieran convivir en horarios de forma segura.

 

Un tema que nos preocupa es la creciente intervención de empresas y grupos empresariales en los recursos cinegéticos.

 

En todo el mundo se está produciendo una concentración de recursos naturales en manos de agentes económicos no vinculados con el territorio. Concentración de tierras y recursos naturales que conlleva un despojo de las tribus de sus derechos y usos tradicionales. Esta amenaza de la globalización sobre los territorios, no es ajena al medio rural español. Los recursos cinegéticos también entran en este cómputo.

 

Es una tendencia económica, ya que las previsiones indican que, durante el siglo XXI, quien posea los recursos tendrá el poder sobre la economía y la política. Y más si hay que afrontar las previsiones sobre Cambio Climático.

 

La tendencia, también en zonas españolas, es aprovechar la despoblación para copar recursos naturales.

 

Esto hace que, a los pequeños cotos sociales de los pueblos les estén sustituyendo grandes grupos empresariales que no sólo no fijan población ni conservan usos tradicionales, sino que potencian la sobrealimentación de especies y crean grandes conflictos de convivencia con otros usos. Porque es evidente que los objetivos empresariales de una empresa turística cinegética, por ejemplo, no son los mismos que los de un pequeño coto social donde los cazadores son gente del pueblo o visitantes de los fines de semana. En definitiva, si ofreces un pack para cazar, tienes que asegurarte que quien lo compre cace ese día y vea presas. Lo que implica sobrealimentar las especies más rentables.

 

Si se delega la gestión cinegética de los cotos en empresas, hay que asegurarse que los beneficios quedan en las zonas rurales y son aprovechados por los pequeños ayuntamientos, que la actividad no interfiere con el resto de los usos (ganadería extensiva, agricultura, senderismo, turismo…) y que es la administración quien tiene el poder y el control sobre estas decisiones.

 

También nos preocupa el uso político que se le está dando a la caza, ya que hay un sector que quiere recoger el desencanto de las zonas rurales y la orfandad en que han quedado debido al alejamiento de los planteamientos y a un desprestigio heredado de décadas anteriores.

 

En concreto nos preocupa el empeño de partidos defensores de la economía neoliberal de libre mercado, en presentarse como defensores de la caza y del mundo rural.

 

En los programas electorales de estos partidos, hay, a la vez, medidas para eliminar pequeños ayuntamientos.

 

Este hecho, unido a la supuesta desaparición de las autonomías dejaría en manos de depredadores empresariales toda la gestión comunal de los recursos, incluida la gestión cinegética autonómica, despojando a los habitantes rurales del poder de decisión sobre lo que ocurre en sus montes y en su entorno natural.

 

Los problemas de la fauna salvaje y sanidad animal, se solucionan, en toda Europa, con ayuda de los cazadores. Los cazadores colaboran con las administraciones y con las organizaciones ecologistas en el control animal en las interfaces urbano forestales y en los vacíos sanitarios. Así mismo, está normalizado el consumo de carne de caza en restaurantes y son un recurso turístico más.

 

Creemos que este modelo europeo de colaboración es al que debemos aspirar en España. También entendemos que conllevará mucho trabajo continuado, colaboración y cesiones por parte de todos los agentes implicados.

2. La Conselleria Competente y la Federación de Caza de la CV tienen un convenio de colaboración firmado en 1994 que supone, entre otras cosas, la gestión conjunta de áreas cinegéticas ¿Reactivarían ustedes los convenios de colaboración para gestionar espacios comunales y/o de caza controlada, como hasta hace poco se han vendido realizando?

Creemos que el atraso en la aplicación de estos convenios se debe, precisamente, a que el Consell ha creído conveniente una revisión profunda, que sigue siendo necesaria.

 

Además, no hay cifras oficiales ni datos sobre la fauna salvaje que apoyen los planes de gestión cinegética, y en este sentido, es necesario un empuje por parte de la administración, que es quien debe orientar la colaboración de todos los sectores.

 

No es posible dejar sin gestión cinegética los espacios naturales ni las interfaces urbano forestales. El inmovilismo de la administración no puede ser la causa de los fallos en la gestión.

 

Y como hemos explicado en el apartado anterior, ha de ser conjunta, participativa y plural, donde tengan cabida todas las visiones y todos los usos tradicionales.

 

3. ¿Estaría dispuesto a defender ante las instituciones europeas la práctica de las actividades cinegéticas tradicionales? ¿a permitir la caza regulada y controlada del silvestrismo y del parany, o al menos a autorizar pruebas del campo en “cesto-malla” en la modalidad del parany?

Creemos que las organizaciones ecologistas han de colaborar con los sectores cinegéticos y viceversa. Esto supone un gran reto, pero cuando se consigue, tanto los habitantes rurales como los recursos naturales aseguran su continuidad.

 

El parany, tal y como se planteaba en décadas anteriores, no puede continuar, principalmente porque supone una violación de las directivas comunitarias y las leyes vigentes.

 

Sin embargo, no queremos que desaparezca. Como uso consuetudinario, supone patrimonio cultural e histórico, y podría suponer de una gran riqueza si se consiguiera la colaboración de este uso con los sectores ecologistas y universitarios, como forma de captura en vivo de especies para cuenteo, anillado, senderismo ornitológico, turismo de oficios tradicionales…

 

El conocimiento que sobre la fauna autóctona y su comportamiento tienen los paranyers, así como de la poda y forma arquitectónica, forma parte de nuestra riqueza cultural. Pero la captura indiscriminada y la muerte innecesaria de aves, es algo que debe quedar en el pasado.

 

La única forma de salvar los usos y arquitectura relacionados con el parany, es la colaboración con asociaciones ecologistas y universidades, que, a su vez, han de acercarse con respeto a los usos y habitantes rurales.

 

Nos consta que en los tres sectores hay investigadores y agentes capaces de llegar a este entendimiento. Pero todas las asociaciones han de librarse de las posturas radicales, de la politización de los conflictos y de rencillas de décadas, que no llevan más que a la ruina de nuestra riqueza natural y cultural, para hacer un ejercicio de humildad común y encontrar las soluciones.

 

De hecho, nuestra posición en la proposición no de ley que el PP presentó en Les Corts, fue en este sentido. El enlace a la intervención y posicionamiento de nuestra diputada Beatriz Gascó es el siguiente: Comisión de Medio Ambiente de Les Corts Valencianes, sesión del día 11 de diciembre de 2017.

 

4.Respecto a las modalidades de caza tradicionales de la Comunidad Valenciana ¿Qué medidas implementaría para su propia protección?

Las medidas han de pasar, necesariamente, por una colaboración entre sectores. Las modalidades de caza tradicionales han de servir para gestionar de forma sostenible los recursos cinegéticos y pueden ser una herramienta para la administración en las labores de elaboración de planes, cuenteo de especies y estudio de poblaciones, procesos migratorios de aves y salud animal.

 

Pero para ello es necesario una implicación entre todos los agentes alejada de los intereses económicos y políticos. Universidades, asociaciones ecologistas, administración, asociaciones de cazadores y habitantes rurales, han de trabajar habitualmente, de forma conjunta. Y no es posible ninguna solución válida a la conservación de especies y espacios naturales que no venga de esa colaboración.

 

5.Desde hace años hay un borrador de Anteproyecto de Ley de la Generalitat Valenciana sobre protección, bienestar y Tenencia de animales de compañía. Si tuviera responsabilidad de gestión ¿Lo pondrían en marcha como está o cambiaría algunas cosas?

En realidad, dicho borrador es similar a la ley ya aprobada en 1994, actualmente vigente. Por eso mismo es un proyecto de ley que no se ha llevado adelante.

 

Las diferencias sustanciales entre el nuevo texto y la ley en vigor ya se modificaron en la ley 13/2016, de 29 de diciembre, de medidas fiscales, de gestión administrativa y financiera, y de organización de la Generalitat, (Ley de Acompañamiento) donde se remarca que son los ayuntamientos quienes tienen la potestad última respecto a los espectáculos públicos con animales.

 

Estamos de acuerdo con el planteamiento del municipalismo como defensa de la potestad de decisión de la ciudadanía sobre su territorio.

 

Entendemos que la preocupación de la Federación de Caza viene a raíz de lo ocurrido con la ley de Castilla la Mancha, que ha creado una grave crisis en esta comunidad y que introduce conceptos difíciles de cumplir, incluso, para los propietarios de mascotas en las zonas urbanas.

 

Nuestro partido apuesta por la colaboración y el consenso en la modificación de cualquier legislación. Si hubiera que modificar nuevamente esta ley de 1994 o redactar una nueva, escucharíamos las propuestas de todos los sectores y tendríamos muy en cuenta las legislaciones redactadas en otras comunidades, los conflictos planteados y las posibles soluciones.

 

En realidad, lo ocurrido en Castilla la Mancha es consecuencia de la dejación de funciones por parte de la administración en todos los temas de gestión de espacios naturales. También del planteamiento que se ha mantenido durante décadas de que los espacios naturales eran lugares aislados y que debían mantenerse sin actividad humana, llevando a la gestión al inmovilismo y privando a los habitantes rurales de las relaciones que han mantenido esos espacios durante milenios.

 

6.¿Qué líneas de actuación tienen pensadas para minimizar los accidentes de tráfico causados por especies cinegéticas ante la proliferación de animales tales como el jabalí, la cabra o el corzo y su expansión hacia núcleos poblacionales y zonas costeras?

El abandono rural supone el acercamiento de la fauna a las zonas agrícolas y urbanas. La concentración de matorral en el monte, el abandono las fuentes y puntos de agua, tradicionalmente mantenidos por los habitantes rurales, el abandono de tierras agrícolas que alimentaban a parte de la fauna salvaje, la sustitución de arbolado de secano y viñedo, que era una fuente de alimento importante, por pinadas jóvenes sin gestión, con poca capacidad alimentaria, la pérdida de sendas y caminos… supone un abandono de facto de la fauna salvaje, que busca alimento y agua donde se encuentra: cada vez más cerca de los núcleos urbanos.

 

Es evidente que hay una proporcionalidad entre el abandono de las zonas  rurales, la despoblación y el acercamiento de la fauna a los núcleos poblacionales, las tierras agrícolas y las carreteras, haciendo grandes rutas para llegar hasta el alimento, lo que supone atravesar zonas plagadas de vías de comunicación e interferir en vallados y redes ferroviarias.

 

También es evidente que hay una proporcionalidad en el aumento de fauna salvaje y los accidentes de tráfico causados por animales.

 

Sin embargo, estos accidentes también son causados por el abandono de las administraciones de la red viaria, y del abandono de la gestión sobre barrancos y zonas de agua por parte de las Confederaciones.

 

Entendemos que a la gestión cinegética regulada hay que añadir la exigencia de que se mantengan en perfecto estado las barrancadas, los cruces y puentes bajo las carreteras que, actualmente, están en una situación penosa, lo que provoca que los animales, en sus movimientos, terminen buscando la alternativa atravesando vías de comunicación. El respeto a las rutas de fauna ha de incluir, necesariamente, una visión ecologista del mantenimiento de carreteras, puentes, barrancos…

 

Aun así, este acercamiento de los animales a las zonas urbanas va a ser continuo si no se recupera el mosaico tradicional agrícola y ganadero entre las zonas forestales, las agrícolas y las urbanas. En definitiva, el monocultivo de pino en las zonas forestales es una causa importante de este movimiento de todo tipo de fauna.

 

La recuperación de la ganadería extensiva, de los cultivos familiares y de secano, de pequeñas granjas cuya supervivencia dependa de la venta directa y de precios de mercado regulados y justos… y, en definitiva, todas las medidas de desarrollo rural que potencien una vertebración sostenible y equilibrada del territorio, y una apuesta por el consumo local y de cercanía, supondrán una mejora de este problema. La gestión cinegética como única solución, no es válida, porque será insuficiente.

 

Tienen la intención de:

Reconocer el impacto positivo de la actividad cinegética como aprovechamiento natural sostenible, herramienta imprescindible de gestión de los ecosistemas españoles, conservación del medio natural y de mejora de la biodiversidad.

Reconocemos este impacto como herramienta.

Pero entendemos que, si no hay una colaboración real entre todos los sectores y la administración, los recursos cinegéticos en manos de intereses empresariales y sin control de la administración, pueden convertirse en un arma en contra del resto de las actividades y del desarrollo rural.

Hay que apostar por la convivencia en todos los usos, por pueblos con actividad cinegética regulada cuyos benéficos repercutan en la población y que puedan convivir con ganadería extensiva, turismo, senderismo, aprovechamientos forestales…Y, sobre todo, creemos que los recursos de las zonas rurales han de estar gestionados de forma prioritaria por los  habitantes rurales, de forma comunal, como se ha hecho tradicionalmente. En el caso de que la gestión se haga a través de empresas, los beneficios económicos y sociales han de repercutir en los habitantes rurales.

 

Fomentar la economía y el empleo en las zonas rurales desfavorecida, dada la importancia de la caza para las zonas rurales de nuestra provincia.

El fomento de la economía y el empleo en las zonas rurales ha sido nuestra prioridad desde el principio de la legislatura. Pero en todos los ámbitos de la economía.

No se puede contemplar la caza como actividad exclusiva de ninguna zona rural, ha de estar integrada en la totalidad de los usos.

No podemos permitir que las empresas de aprovechamiento cinegético cierren caminos públicos, ni se apropien de fuentes o zonas de senderismo. Estas prácticas han de estar denunciadas y controladas, en primer lugar, desde las mismas sociedades de cazadores.

La convivencia es posible y ha de formar parte de la gestión cinegética sostenible.

Las nuevas tecnologías son una gran herramienta que sirve para poner en contacto continuo y actualizado al minuto a agricultores, cazadores, ganaderos, grupos de actividades al aire libre… Los ayuntamientos han de ser un ente de control y un instrumento de comunicación.

El monte es patrimonio de todos, y así ha de ser entendido por todos los agentes en favor de las soluciones comunes.

 

Destinar recursos para los proyectos de actividad cinegética sostenible en distintos aspectos. En espacial para la mejora de hábitats y especies.

Consideramos que es imprescindible la comunicación y colaboración entre los grupos ecologistas y las sociedades de cazadores. Para el mapeo, cuenteo, control de la fauna…

También entendemos que los intereses económicos y políticos han viciado de forma desproporcionada estas relaciones, y que llegar a establecer esta relación, que ya funciona de forma efectiva en otros países, será costoso. Pero no hay otro camino. Ninguno de los dos sectores (ecologismo y usos rurales) puede sobrevivir sin el otro.

De esta brecha social nacen los beneficios económicos y políticos que arrasan el mundo rural y las zonas de gran valor ecológico, que no pueden sobrevivir sin conservación, ni sin habitantes rurales.

 

Instar al endurecimiento de los delitos de odio, provocados por insultos y amenazas contra los cazadores en las redes sociales.

Respecto a este tema creemos que es necesaria una actuación conjunta entre todos los actores de la sociedad para evitar la propagación de las fake news y de los conceptos que se crean y difunden desde laboratorios sociológicos de empresas con intereses comerciales o políticos.

Es obligación del conjunto de la sociedad luchar contra este odio, pero no sólo hacia los cazadores y las zonas rurales, sino también el que se fomenta hacia ecologistas y agentes de vigilancia o cuidado ambiental.

Este odio y esta brecha está fomentada por agentes concretos, con intereses económicos concretos. La despoblación es rentable para quienes buscan aprovecharse de los recursos naturales (agua, minería, gestión de incendios…) y encuentran que la población rural y los pequeños ayuntamientos son un problema. Cuanta menos gente, menos resistencia.

La solución hacia los problemas del mundo rural y del medio natural ha de venir de la unión de los sectores rurales y del ecologismo. Son dos sectores condenados a entenderse. Pero se ha fomentado un odio entre ambas partes que hace que los debates se polaricen hasta lo irracional. Es precisa una revisión de las relaciones, de la colaboración y del respeto mutuo. Puesto que no habrá salvación posible para las zonas rurales, ni para las urbanas, sin la unión del ecologismo con los pobladores rurales.

 

 

Agradecemos a los cuatro partidos políticos la colaboración prestada en las reuniones mantenidas en las últimas semanas, así como el  interés en la actividad cinegética.