En defensa de la cetrería

Declarada en 2010 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco,  la Cetrería es una disciplina internacional. Una forma de vida y de caza selectiva profundamente respetuosa con el medioambiente que permite ver la naturaleza desde los ojos del ave. Félix Rodríguez de la Fuente  consiguió que las rapaces pasaran de ser consideradas alimañas a ser animales protegidas por ley. La cetrería es una disciplina tan reconfortante como exigente, siendo un ejemplo estupendo del aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. Además de ser silenciosa y no dejar residuos ni animales heridos, es tremendamente selectiva.

Es fácil de entender: las presas han evolucionado durante generaciones para aprobar el examen de la supervivencia,  por lo que modelan a sus depredadores y les hacen mantenerse en forma. Las aves rapaces, al igual que el resto de los seres vivos, buscan obtener el resultado con el mínimo esfuerzo posible. Saben seleccionar la presa más mermada en facultades para intentar capturarla. Tener un ave de presa no es cetrería,  lo es a partir del momento en que la razón para tener el ave en casa es cazar animales que viven libres en su medio natural. Por todo ello la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana apoya esta noble y loable actividad cinegética.