La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana no permitirá la restricción de la caza en los cotos de Almenara, Quartell y Benavites

La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana ha trabajado durante los últimos meses para que se pueda seguir cazando en los cotos de las zonas de Marjal D’Almenara y Platja de Moncofa, en los que se quiere prohibir la caza por un nuevo proyecto de decreto a propuesta de grupos ecologistas. Un ataque más dentro de la estrategia que están llevando a cabo en contra de nuestro colectivo.

El presidente de la Federación de Caza, Raúl Esteban, y miembros del gabinete técnico se han reunido esta semana en Almenara con representantes del Ayuntamiento y el jefe de servicio de Vida Silvestre de la Conselleria de Agricultura, Juan Jiménez, para exponer las alegaciones de la Federación ante el proyecto de decreto –presentado por SEO/BirdLife- que persigue restringir la caza en los cotos de Almenara, Quartell y Benavites. El Ayuntamiento de Almenara ha mostrado su apoyo a los cazadores y ha destacado la importante labor que realizan en la optimización de la gestión cinegética en beneficio de la protección de especies protegidas y vulnerables y la labor que realiza frente a daños a la agricultura.

El pasado mes de abril la entidad SEO/BirdLife interpuso un recurso para que se prohibiera cazar en los citados cotos y solicitaba que se declarara como zona de especial conservación (ZEC) los lugares de interés comunitarios (LIC) del Marjal D’Almenara  y Platja de Moncofa, convirtiéndolas en áreas restringidas al uso cinegético, en lugar de buscar compatibilidad de usos. La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, que preside Raúl Esteban, interpuso alegaciones a este proyecto por afectar directamente al colectivo y por falta de rigor técnico ya que no se ha tenido en cuenta el carácter proteccionista, conservacionista y de respeto al medio ambiente que el colectivo ha llevado a cabo siempre en la zona.

Hasta el momento, la Federación de Caza ya ha conseguido que se reduzca la extensión de restricción de la caza que proponía el proyecto de decreto y la zona de prohibición sería mucho menor de la planteada inicialmente. Una solución insuficiente pero que, en cierta medida, mejora lo que se proponía en el proyecto inicial.

La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, que representa a 40.000 cazadores y más de 600 clubes adheridos, siempre al lado de los federados ante las dificultades.